Nunca imaginé que este vídeo de un minuto cambiaría completamente mi forma de vivir la televisión.

Lo vi en Julio de 2013 y me puso la piel de gallina. Tenía la tarjeta de crédito entre los dientes cuando comprobé que, por aquel entonces, Chromecast sólo se vendía en Estados Unidos. Tuve que esperar unos meses hasta que tuve uno. Desde entonces, en casa lo hemos usado prácticamente a diario.

Si usas Chromecast te cuesta imaginar un mundo sin él. Lo malo es que hay muchas personas que no saben lo que Chromecast les puede aportar. Por mi experiencia, cuando alguien descubre su potencial, no tarda mucho en adquirir uno.

Después de más de un año de uso intensivo de Chromecast quiero compartir una lista de 10 razones por las que urge tener uno (el orden expuesto no responde a la importancia):

1. Te olvidas de los malditos cables

Los cables se enredan, se ensucian, se pierden y se estropean. Casi siempre son un mal necesario.

Embrollo de cables

Foto de Gavin Schaefer (CC BY)

 

Hasta ahora, para ver contenidos de Internet en el televisor, lo habitual era conectarlo a un portátil con un cable de vídeo y uno de audio. Con Chromecast el único cable que necesitas es el de toma de corriente. El resto va por Wi-Fi y puedes enviar contenidos desde el sofá con tu smartphone, tablet o portátil. Una gozada.

2. Ves tus series, programas y películas preferidas (cuando quieras)

Acabas de cenar, estás cansado y te tumbas en el sofá. Sacas el smartphone de tu bolsillo, lo desbloqueas, abres un app (por ejemplo Wuaki TV) y pones el último episodio de tu serie favorita. Así de fácil. Ya no tienes que esperar el día y la hora en el que dan ese episodio por la televisión convencional. También puedes usar una tablet o un ordenador para reproducir tu serie o película preferida en Chromecast.

En España, además, algunas cadenas de televisión ya tienen su propia aplicación compatible con Chromecast, como Atresplayer para iOS y Android (Antena 3, La Sexta y todos los canales derivados), por lo que también puedes ver programas de televisión atrasados.

Además, con Chromecast puedes enviar contenido a tu televisor y apagar la pantalla de tu dispositivo móvil o usarlo para hacer otras cosas (como comentar por Twitter lo que estás viendo).

3. Te ahorras horas de publicidad

Si ves las siete primeras temporadas de la serie The Big Bang Theory habrás destinado unas 68 horas en total, es decir, 2’8 días enteros. Si ves la misma serie en la televisión convencional, debes añadir un total de 23’8 horas de publicidad. Eso significa que habrás desperdiciado casi un día entero de tu vida viendo anuncios de cosas que no te interesan. No sé tú pero yo prefiero dedicar esas 24 horas a cosas más provechosas (como ver otras series que me gustan).

Chromecast cambia el mando de la tele

Cuando ves series o películas en Chromecast, no hay publicidad. Sólo ves lo que te interesa.

4. Muestras a lo grande tus fotos y vídeos

Hace años me compré un proyector de diapositivas con su pantalla correspondiente. Me fui de viaje por Australia y tomé fotografías con carretes de diapositivas. Cuando volví invité un día a mi familia y otro día a unos cuantos amigos y les hice el pase. En cada ocasión, tuve que sacar el proyector, poner las diapositivas en el orden correspondiente y montar la pantalla. Después de cada pase tocaba recogerlo todo. No hice más pases de diapositivas.

Con el auge de la fotografía digital, abandoné mi réflex analógica por una compacta digital. Entonces hacía los pases bien con el portátil o bien con la misma cámara conectados por cable al televisor. Lo hacía más a menudo que con las diapositivas pero tampoco de forma muy frecuente.

Actualmente hago la mayoría de fotos con mi smartphone, las muestro con el Chromecast y lo hago mucho más a menudo que antes. No solo enseño fotos de vacaciones, a veces simplemente muestro lo que hemos hecho el fin de semana. También enseño algunos de los vídeos que he grabado con mi teléfono.

Hay muchas apps para ver fotos y vídeos en Chromecast pero para empezar recomiendo LocalCast (Android) y Photo Cast for Chromecast (iOS).

5. Te diviertes con juegos en grupo y cada dispositivo es un mando a distancia

De pequeño me decían que la tele aislaba las personas. Ahora dicen que son los móviles los que aíslan las personas.

Chromecast consigue que el televisor y los móviles sirvan para unir personas de una misma estancia. Existen varios juegos en grupo para Chromecast. Cada jugador usa su teléfono móvil y el televisor es la pantalla en la que se desarrolla el juego.

Con Chromecast puedes jugar al parchís con LudoCast (Android), al Monopoly (iOS y Android) o a la Rueda de la fortuna (en inglés para iOS y Android). También puedes jugar a adivinar películas con sólo ver emoticonos con Emoji Party for Chromecast (iOS y Android).

Además, cualquier dispositivo móvil que esté en el radio de acción del Chromecast se convierte en un mando a distancia. ¿Qué quiere decir eso? Que si unos amigos vienen a casa y quieren enseñarme algo en la televisión (fotos, vídeos, lo que sea), solo tienen que conectarse a mi Chromecast por medio de mi red Wi-Fi.

 

Emoji Party for Chromecast

Pero eso no es todo, también puedes cantar Karaoke con Chromecast. Busca en YouTube la canción a cantar y añade la palabra “karaoke” en tu búsqueda, envía el vídeo a Chromecast y demuestra tus dotes de cantante. También existen apps como Rockit Karaoke for Chromecast (iOS) o KaraokeCast (Android).

Incluso puedes bailar y competir con tus amigos bailando con Just Dance Now (iOS y Android).

6. Muestras cualquier web en el televisor

Hay muchas razones para mostrar páginas web en Chromecast…

  • Mostrar un blog que te gusta.
  • Enseñar a lo grande la web que te ha encargado un cliente.
  • Compartir un mapa del próximo trayecto que harás con más personas.
  • Navegar por tiendas virtuales para comprar algo de forma conjunta.

Seguro que encuentras otros ejemplos ajustados a tu situación. Lo importante es que puedes hacerlo, sin cables, desde ordenador o desde dispositivos móviles.

Para enviar una página web a Chromecast desde navegador de ordenador, necesitas la extensión Google Cast. Para mostrar páginas web desde dispositivos móviles puedes…

  1. Activar la función “Enviar pantalla” en los dispositivos Android compatibles. Luego abre cualquier navegador y navega mirando el televisor.
  2. Elegir la opción “Web” de la app EZCast (iOS y Android), aparece entonces un navegador que se refleja en Chromecast.

Usar el navegador Mozilla Firefox para Android. Pulsa el icono con tres puntos para que aparezca el menú y elige “Herramientas”. Después activa “Reflejar pestaña”. Cuando quieras finalizar, vuelve a pulsar el icono de menú y elige “Detener reflejo”.

7. Llenas tu casa de música

Muchos servicios de streaming de música tienen apps compatibles con Chromecast: Deezer, Google Play Music, Vevo, Rdio, TuneIn… (Spotify se niega, lo siento).

Desenfundas tu smartphone, reproduces un álbum y le das al icono de Chromecast. En unos segundos se escucha en tu televisor. Así de fácil.

Vale, los altavoces de un televisor quizá no sean tan buenos como los de tu equipo de alta fidelidad. La opción cara consiste en comprar una barra de sonido para tu televisor. La opción barata en comprar un adaptador HDMI a VGA y audio para conectar Chromecast a tu cadena de música.

Y si no te gustan este tipo de apaños, compra un altavoz o reproductor musical compatible con la flamante tecnología Google Cast Audio. Fabricantes como Denon, Sony o LG sacarán pronto equipos “Google Cast Ready”, cosa que podrán recibir música de apps compatibles con Chromecast.

 

Si organizas una fiesta en casa y tienes Chromecast, la música la podéis poner entre todos con la app de YouTube. Cada persona sólo tiene que elegir el vídeo musical con su smartphone y añadirlo a la Cola de TV. Tan democrático como arriesgado.

Gracias al modo invitado no tendrás que dar la contraseña de tu red Wi-Fi para que envíen contenido a tu televisor, sólo deberán tener Android y estar cerca de tu Chromecast. Así de fácil.

8. Muestras mensajes de amor o recordatorios importantes

Hay desarrolladores con mucha inventiva. Es el caso del creador de Romantic Love Notes Chromecast, una app para iOS y Android  que cuesta un dólar y permite dejar notas de amor con fondos bonitos en el televisor de casa (o donde tengas un Chromecast conectado). Imagina usar un proyector multimedia en una sala iluminada sólo con la luz de las velas. Si no le gusta búscate otra pareja o elige mejor lo que escribes.

Mensaje romántico poco currado (I love you)

Aunque en realidad no hace falta esta aplicación, puedes hacer tus notas románticas o piropos con un programa de presentaciones y enviar una o más diapositivas a Chromecast. Usa la app EZCast para enviar PowerPoints desde dispositivos móviles a Chromecast. Si usas ordenador, envía las diapositivas con el programa de presentaciones de Google Drive.

También puedes crear diapositivas con recordatorios de cosas importantes a hacer, citas inspiradoras o frases que te motiven a hacer algo. El único límite es tu imaginación.

9. Consigues un hogar más acogedor

Cuando era un niño me quedaba hipnotizado mirando las llamas de la chimenea de la casa de montaña de mis abuelos. Al cabo de un tiempo, vendieron la casa y me quedé sin mi pequeño espectáculo de fuego. Nunca más he tenido chimenea pero gracias a Chromecast he podido simular una fácilmente.

Existe una app llamada FirePlace & Candles Chromecast (iOS y Android) que te muestra en HD cómo arden los troncos en una chimenea. También te puede mostrar cómo arden unas velas muy bien puestas.

Chimenea virtual con Chromecast

Pero no es necesario pagar el dólar que vale esta aplicación, ve a YouTube y busca “Fireplace HD”. Te darás cuenta de lo frikis que son algunos seres humanos. Hay decenas de vídeos de troncos ardiendo en HD y en Full HD. Algunos vídeos duran hasta ocho horas (con algo de trampa porque es un bucle que se repite). Tienes la imagen y el sonido, sólo tienes que ponerte una estufita para que la sensación sea lo más real posible.

También puedes hacer más acogedor tu hogar mostrando una selección de fotos tuyas en Chromecast. Sólo tienes que subirlas en un álbum de Google+ y usar la función Backdrop disponible en la app Chromecast (la oficial de Google). En casa tenemos a menudo el televisor encendido y van pasando fotos nuestras con los críos, los abuelos, los primos…

Con Chromecast, tu tele se convierte en un marco digital enorme para poder disfrutar de esas fotos que normalmente quedan olvidadas en algún disco duro.

 

10. Lo disfrutas dónde quieras

Una de las ventajas de Chromecast es que es realmente pequeño y resulta muy fácil llevarlo contigo. Antes ibas a casa de unos amigos y alquilábais un DVD en el videoclub. Ahora puedes llevar tu Chromecast y ver las películas o series que os plazcan. Sólo tendrás que configurar los parámetros de acceso a la red Wi-Fi de tus amigos.

Puedes llevar tu Chromecast al trabajo y hacer presentaciones desde el tablet sin cables. Seguramente más de uno se preguntará cómo lo consigues.

Si te dedicas a enseñar, también puedes llevártelo a la escuela o instituto y mostrar vídeos, presentaciones o usar tu tablet como pizarra mientras se ve lo que haces en el proyector.

***

Si ya tienes Chromecast, te invito a que expliques cómo ha mejorado tu vida. Usa el hashtag #conChromecast en Twitter para contarlo. También te animo a que compartas este artículo para que otras personas que aún viven sin Chromecast, no tarden en hacerse con uno.

Si no tienes Chromecast, debes saber que: a) lo puedes encontrar en cualquier gran superficie tipo Media Markt o por Internet en tiendas como Amazon; b) es muy fácil de instalar y c) su precio es aproximadamente 30 €.